HISTORIA DEL PROTESTANTISMO EN LOS PAISES CATALANES

OPINIÓN | Silbo apacible | por Guillem Correa, pastor en Barcelona y secretario general del CEC

Josep Lluís Carod-Rovira ha vuelto a acertar. Y esta vez lo hace con su historia del protestantismo en los Países Catalanes.

En primer lugar, ha acertado por el rigor intelectual e histórico de su investigación que ha sido el fundamento de esta publicación. La creciente tendencia actual en opinar o informar sin rigor histórico pone todavía más de relieve el buen trabajo realizado por el autor de este libro. Es este rigor que hace que hoy en día en Josep Lluís Carod-Rovira sea considerado, por propios y extraños, como el más grande especialista en historia del protestantismo de nuestra casa.
En segundo lugar, ha acertado por el momento elegido para dar a conocer su obra. Justo antes del inicio, a nivel mundial -pero más especialmente a buena parte de Europa-, los actos de conmemoración de los 500 años de la Reforma Protestante.

El 31 de octubre del año 1517 Martín Lutero, el padre de la Reforma Protestante, dio a conocer públicamente sus famosas “95 Tesis” sobre la venta de las indulgencias.
Hoy esta fecha es considerada como el inicio de lo que posteriormente hemos conocido como la Reforma Protestante.
Esta reforma religiosa afectó a toda la sociedad de la época. Durante estos últimos 500 años, el Cristianismo Protestante ha cambiado el mundo y lo sigue cambiando. Pero su impacto ha ido mucho más allá del ámbito religioso.

El impacto de la Reforma en la Iglesia Occidental está fuera de duda. También afectó, con marcada diferencia, la Iglesia Oriental. Pero lo que hay que remarcar es que este impacto afectó, y sigue afectando, la ética (personal y colectiva), la concepción del trabajo, la economía, la política, la cultura, la lengua y fue el inicio de la sociedad del bienestar -de la que hoy tanto hablamos-.
¿Cómo afectaron todos estos cambios la sociedad de nuestros antepasados? ¿Cómo nos siguen afectando? ¿Cuál es su impacto en la sociedad actual? Estas son algunas de las muchas preguntas que el autor contesta ampliamente.

Esta no es una obra partidista, pero sí partidaria. No es partidista porque su autor no está vinculado a la Comunidad Protestante, lo que aporta objetividad a su búsqueda. Pero es partidaria porque es partidaria de la verdad.

Gracias Josep Lluís Carod-Rovira por tu compromiso con la verdad.

Noticias relacionadas:

Los comentarios han sido cerrados.