GTER, celebrando una década

O P I N I Ó N  |  Silbo apacible  |  por Guillem Correa, pastor en Barcelona y secretario general del CEC  | 

El GTER, el Grupo de Trabajo Estable de las Religiones, ha comenzado un año de celebración de su primera década de vida. Y lo ha hecho con una puesta en escena impecable en el Palau de la Generalitat bajo la presidencia del Muy Honorable Presidente y la presencia de la vicepresidenta, del representante de “Marseille Espérance”, y del asesor del SEGIB (Secretaría General Iberoamericana), además de las más altas representaciones religiosas tanto del propio GTER como del Consejo interreligioso de Cataluña y de las representaciones políticas y administrativas ligadas a este ámbito.
La crónica de estos diez años es un relato donde se mezclan instituciones, valores, emociones e intuiciones.
Es una crónica de éxito.
Y es una crónica de éxito para las personas y las instituciones que la hicieron nacer lo hicieron con la convicción de que era un proyecto de futuro que se anticipaba a su propio tiempo.
Así lo entendieron y así se han mantenido en sus convicciones que son las nuestras.
El calendario ha dado la razón a unos visionarios que, en su momento, creyeron en su proyecto y supieron explicarlo en cada una de sus casas con tanto entusiasmo que el resto se añadió.
Saber actuar desde el consenso, haber llegado a la propia madurez institucional que permitió tomar esta iniciativa y mantenerla en el tiempo, la definición del espacio público como el lugar natural de su actuación y la capacidad de interlocución social han sido algunas de las claves de este acierto.
Nos queda todo un año para seguir analizando esta vivencia de diez años y para ponderar las líneas maestras de un futuro mejor.
Ahora, de momento, nos toca tomar conciencia de lo que se ha conseguido y contribuir a su difusión para que la luz de esta buena labor ilumine aún más.

Noticias relacionadas:

Los comentarios han sido cerrados.