Cumbre

Por Guillem Correa  |

El Consejo Evangélico de Cataluña ha convocado a una Cumbre a un buen número de dirigentes de las diferentes familias denominacionales, que en los últimos años han demostrado su interés por el testimonio de la Iglesia Unida, para hablar sobre el presente y el futuro.
Esta Cumbre se enmarca en el proceso de Consulta iniciado en el año 2011 a raíz de la puesta en marcha del Plan de Acción: Cataluña 2011-2021.
El Consejo Evangélico no tiene ningún otro interés que hacer realidad el camino que las Iglesias determinen. Es por esta razón que, como parte del mencionado Plan de Acción, el Consejo reitera, una y otra vez, su voluntad de consultar el parecer de las Iglesias mediante la voz expresada por sus dirigentes.
Nos convocamos unos a otros para escucharnos los unos a los otros.
El coloquio formaba parte de las diferentes ponencias presentadas.
El resultado conseguido, en opinión de los asistentes, fue un acierto.
Los retos que tenemos ante nosotros son muy importantes tanto a nivel interno como a nivel externo y es, precisamente, en este momento cuando más nos es necesario poner en valor la Teología del Reino de Dios.
La Teología del Reino de Dios es el fundamento bíblico que nos lleva a entender la prioridad del bien común por encima del bien individual o, incluso, por encima del bien grupal o denominacional.
Ya no se trata sólo de que la “mi Comunidad Local” responda a la expectativa divina. Se trata de que mi Comunidad Local, la de cada uno de nosotros, forme parte del pueblo de Dios. Esta es la verdadera expectativa de Dios, éste es la verdadera enseñanza bíblica.
La Teología del Reino nos muestra que el localismo y el individualismo no priorizan el bien común; nos enseña que la mayordomía cristiana consiste no en administrar en beneficio propio, sino en beneficio del Reino, nos demanda que concretemos lo que creemos sintiéndonos, en un compromiso activo, parte del pueblo reclamado por Dios.
La teología de los reinos de taifas se contraria a la Teología del Reino de Dios. Nuestra unidad como pueblo no está en función de los servicios que recibimos o de las prestaciones que conseguimos.
El testimonio de la Iglesia Unida es la respuesta bíblica a la oración de Jesús.
No se trata de que todos seamos iguales o pensemos de la misma manera.
Se trata de concretar nuestra unidad mediante la entidad más representativa del pueblo de Dios en Cataluña que es el Consejo Evangélico.
Sólo si conseguimos hacer nuestra la Teología del Reino podremos hacer frente a nuestro presente y nuestro futuro en común en aquellos retos que sólo desde la unidad podremos encarar.
La Teología del Reino se fundamenta en la enseñanza bíblica según el cual es mejor dar que recibir, es mejor ocuparse de las necesidades de los demás y no sólo de las propias, es mejor hacer la voluntad de Dios que la nuestra.
Este fue el propósito de la Consulta, de la Cumbre.
Este es el primer paso que, entre todos y todas, debemos construir.
Debemos madurar como dirigentes, como pueblo y como Iglesias para dejar atrás nuestro localismo y nuestro individualismo-que siempre justificamos bajo la excusa de turno-.
Tenemos que llegar a entender que la Teología del Reino es el fundamento bíblico y teológico que hará posible un nuevo caminar entre nosotros.
Hasta que no lo entendamos todo seguirá igual.

Noticias relacionadas:

Los comentarios han sido cerrados.