Hay que modificar la Constitución

O P I N I Ó N  | Silbo apacible  | Guillem Correa, pastor en Barcelona y secretario general del CEC  |

Las palabras que encabezan este artículo no son mías. Las pronunció el presidente de la Federación de Iglesias Protestantes, la FEREDE, el pastor José Luis Andavert, con motivo de la conmemoración de los 20 años de la firma de los Acuerdos de Cooperación entre el Estado y la Iglesia.
¿Se ha preguntado alguien por qué el Presidente de las Iglesias Protestantes llega a esta conclusión?
Pues habría que hacerse esta pregunta.
La respuesta es clara.
Pues porque después de 34 años de democracia constitucional hay importantes y significativas minorías que entienden que esta Constitución no responde a sus demandas de libertad.
Los protestantes forman parte de estas minorías.
La democracia es mucho más que la satisfacción de la mayoría.
La democracia es el encaje de las minorías, es la norma que permite que las mayorías sociales y políticas sean las que dirigen, garantizando que las minorías pueden ser lo que quieren ser y tal como quieren serlo.
En las democracias verdaderamente constitucionales las mayorías no desprecian los derechos de las minorías, sino que se sienten en la obligación moral y democrática de defenderlas.
Un día hablando con el actual Presidente de la Generalitat de Cataluña me preguntó abiertamente: “¿Necesitamos una nueva Ley de Libertad Religiosa?” Le contesté: “Depende de cómo se aplique la actual o de cómo se aplique la nueva ley.”
¿Es necesario modificar la actual Constitución?
Pues, personalmente contesto: quizás sí o quizás no.
Esto depende de si con la actual Constitución o con un nuevo texto legal las minorías ganamos en libertades o en continuamos perdiendo.
Perdonen, ¿hay inteligencia democrática más allá de las declaraciones con las que se llenan la boca?
Pues que se demuestre.

Noticias relacionadas:

Los comentarios han sido cerrados.