Daniel Giralt-Miracle, la inteligencia puesta al servicio de la fe

O P I N I Ó N  |  Silbo apacible  |  Guillem Correa, pastor en Barcelona y secretario general del CEC  |

Daniel Giralt-Miracle acaba de recibir un merecido homenaje organizado por el FAD (Fomento de las Artes y del Diseño). En el transcurso del acto los profesionales del sector, tanto los que tienen mucha historia detrás como los que tienen delante todavía mucha historia por escribir, no escatimaron elogios para describir a Daniel Giralt-Miracle como una personalidad clave y singular para el arte y la cultura de nuestro país.
En un mundo tan poco generoso con los vivos como es el nuestro, parecía imposible que el orador que tomaba la palabra pudiera sorprendernos con un nuevo elogio, con una nueva dimensión o con una nueva faceta de este personaje tan poliédrico pero lo cierto es que, uno tras otro, encontraban la forma y la manera de hacer aún mayor la figura de este gran intelectual.
Un intelectual que ha hecho compatible el actual mundo del arte y la cultura con la experiencia transformadora de la fe cristiana. Un intelectual que en lugar de esconder su fe la ha hecho visible a los ojos de los demás. Un intelectual que incluso ha puesto su inteligencia al servicio de su fe.
Seguramente uno de los momentos más simbólico de todo el homenaje fue cuando el maestro Daniel se hizo acompañar por su maestro y por su discípulo. Incluso pidió que hicieran una foto, para inmortalizar el momento.
Sus hijas y su nieto hablaron, en su intervención, de la fe cristiana de Daniel la cual, durante la presentación, los organizadores nos habían explicado que era una fe protestante.
Todo transcurrió tal y como estaba previsto y al terminar buena parte de los asistentes giraban a su alrededor, tratando de aportar aún más felicidad a unos momentos entrañables como los que estábamos viviendo.
Había demasiada gente, demasiado ruido emocional y demasiado alegría compartida para apartar a Daniel de sus entrañables amigos.
Sólo pude decirle: Damos gracias a Dios por tu vida.
Una vida llena de futuro y de empuje que, tras este merecido homenaje, todavía seguirá sorprendiéndonos.

 

Noticias relacionadas:

Los comentarios han sido cerrados.