La Reforma Protestante por TV3

O P I N I Ó N  |  Silbo apacible  |  Guillem Correa, pastor en Barcelona y secretari general del CEC  |

El sábado 10 de noviembre a las 10: 35 de la mañana se emitirá por primera vez por TV3 el Culto Conmemorativo del Día de la Reforma Protestante. Es un hito muy importante que por primera vez el Culto de la Reforma emita por TV3, sin menospreciar que en las ediciones anteriores se pudo emitir por el Canal 33.
Este año se ha contado, también por primera vez, con la presencia del Alcalde de la ciudad de Barcelona, ​​el señor Xavier Trias, entre otras personalidades tanto políticas como representativas.
De esta manera la Normalización Religiosa está llegando a las otras Confesiones como muestra de la Pluralidad y la Diversidad existente en nuestro país.
El mensaje que se ha recordado ha sido los tres fundamentos de la Reforma: la Gracia, la Fe y la Biblia. Llegamos a Dios:
Sólo por Su Gracia,
Sólo por nuestra Fe en Jesús y
Con la Biblia tenemos suficiente para conocer lo que Dios nos ha querido explicar de sí  mismo.
El énfasis de este año ha sido el de la responsabilidad social de los cristianos.
En un entorno en crisis económica la Iglesia se recuerda a sí misma, y ​​recuerda al resto de la sociedad, la responsabilidad que tenemos con los menos favorecidos por la situación presente.
Y se ha recordado esta llamada a la responsabilidad social de los cristianos y cristianas no citándose a sí misma, sino citando las palabras y la autoridad de Jesús.
La Iglesia no habla desde su autoridad, sino desde la autoridad de Jesús y es desde Jesús y por Jesús que somos llamados a llevar a cabo la responsabilidad que nos corresponde.
Es Jesús quien llama, la tarea de la Iglesia es convocarnos en el nombre de Jesús.
Por esta razón este año, y por primera vez, se ha suspendido la Recepción del Día de la Reforma como signo y símbolo de la sobriedad a la que está llamada a vivir la Iglesia en tiempos como los que estamos sufriendo.
La sobriedad cristiana nos invita a vivir, ahora y siempre, de acuerdo con lo que necesitamos y no de acuerdo con lo que disponemos.
La austeridad nos impone cómo debemos vivir.
La sobriedad se determina en función de las necesidades.
Por esta razón, hoy estamos llamados a cuidar la sociedad en la que vivimos para que nadie pase necesidad y porque nadie nos escandalice con su prosperidad.

Noticias relacionadas:

Los comentarios han sido cerrados.