El inicio de un Nuevo Camino

SILBO APACIBLE (Guillem Correa).- La ciudad de Barcelona se ha reencontrado con la Comunidad Protestante. El “Saló de Cent” de la ciudad condal se ha llenado totalmente para certificar el acto. Presididos por el Alcalde, en el transcurso de una sesión extraordinaria en el espacio más emblemático de la capital  de Cataluña, se ha ido desgranando la historia más reciente del protestantismo de la ciudad de la mano de algunos de sus protagonistas más significativos. La representación del Consistorio, como el resto de los asistentes, ha escuchado con interés una historia conocida por unos pocos y desconocida para la mayoría.

Porque, la verdad sea dicha, la historia de la Comunidad Protestante de Barcelona forma parte de aquella historia escondida e ignorada que va pasando de generación en generación hasta que un buen día alguien decide escuchar aquella vieja reivindicación que dice que hay que dar voz a quienes la historia se la ha negado.

Y ese día llegó el 2 de marzo de 2011.

Un día histórico para recuperar la memoria, para difundir esta memoria, para cerrar una etapa y poner en marcha una nueva.

Tal y como se dijo, en uno de los parlamentos, “ha llegado el momento en que dejemos de vivir de espaldas unos a otros”.

El acto se cerró con la entrega de dos obsequios al Alcalde de la ciudad. El primero con un doble significado. Por un lado, se le entregó  “Lo Nou Testament” de 1832, el primer Nuevo Testamento editado en catalán que vio la luz de la mano de la Comunidad Protestante, como signo y señal del arraigo en la ciudad y del recorrido hecho hasta llegar al año 2011. Por otro lado, se le quiso entregar este obsequio porque los protestantes, desde siempre, hemos sido y queremos seguir siendo reconocidos como el Pueblo de la Biblia.

El segundo obsequio que se entregó fue un Recordatorio con la fecha del 2 de marzo de 2011 como referente del inicio de un Nuevo Camino donde se pase de las declaraciones de intenciones a la cooperación efectiva entre el Consejo Evangélico de Cataluña y el Ayuntamiento de la ciudad.

El acto lo cerró el Alcalde quien anunció que, por primera vez en la historia, una plaza o un jardín tendrán el nombre de Martín Lutero, el precursor de la Reforma Protestante. Hasta ahora no hay una sola calle en la ciudad que haya sido otorgada a una persona por su significación como protestante.

Sea muy bienvenido este anuncio y ojalá se haga realidad muy pronto.

Noticias relacionadas:

Els comentaris estan tancats